Friday, November 20, 2009

La muerte nuestra de cada día.

La muerte, como la vida, se manifiesta en todo y a diario; la muerte, la vida, se complementan y se suceden sin interrupción desde las células primarias si allí fijamos nuestro origen..
Hay procesos naturales de envejecimiento de lo vivo, lo cual no quiere decir muerte, ni siquiera acercamiento a ella; son etapas, cada cual con su función; en una de ellas damos más vida con la reproducción, la co-creación de otros seres; tarea donde generalmente interviene tres: una pareja sexuada y un ente divino.
Muerte hay en todas las interrupciones de vidas plenas, lo cual puede estar cumpliendo también una función, casi siempre inexplicada e inexplicable, sobretodo si esas vidas son ultimadas por la mano de un ser llamado inteligente , lo cual, según se ha demostrado no necesariemente quiere decir piadoso.
Hay muchas malas nuevas sobre esas muertes y una palabra me viene a la mente cuando sé de alguna: ignorancia; pero no sé si ignorancia de los mutiladores de vida o ignorancia propia por incomprender estos mecanismos establecidos desde hace tanto tiempo.
“Ignorancia” resonó entre mis huesos craneales cuando supe de una niña condenada a ser apedreada hasta morir una vez hallada culpable de adulterio por ser violada por un adulto; ignorancia, se repitió cuando meses después los mismos jueces condenaron a igual pena una mujer por escoger una pareja luego de divorciarce, bajo esa ley no es admitido el divorcio ni se concibe relaciones con más de un hombre en toda la vida de una mujer.
Los responsables de esta barbarie pertenecen al grupo Al_Shabba, quienes luchan por imponer la Sharia, más estricta ley musulmana, en Somalia y para ello combaten, con cierto éxito, al gobierno provisional de esa país desprovisto de jefe de estado desde hace tres décadas.
Los desmanes de Al_Sabba, verguenza del Islam, son muchos más y se suman a las penas de ese continente y este mundo; no muy lejos de allí, en el Congo, la violación y la esclavitud sexual son el diario de miles de víctimas de la guerra. Cruzando el mar y atravezando Afghanistán, al noroeste de Pakistán están sucediendo muertes masivas tras explosiones, explosiones de odio, de locura, de intolerancia… de ignorancia en Penshawar, el valle sel Swat y Waziristán.
La ignorancia nuestra de cada día, la muerte nuestra de cada dia.

No comments:

Post a Comment